lunes, 13 de junio de 2016

Con la maternidad llega la moda y el challenge The mamas

Puedes ser una chica siempre a la última, o de las que meten el brazo en el armario, y lo que saquen que ya encontraras la manera de ponerte una falda como camiseta, si hace falta, con tal de no mirar más. Qué cuando llega el predictor con las dos barritas de repente la ropa sera uno de los temas que mas te acosen, no tanto como el hecho de que vas a ser madre pero al nivel del tema comida, e igual que esté te seguirá persiguiéndo después de dar a luz.

Al principio sera algo disimulado aun no tienes barriga de embarazada pero ya no entras en esos pantalones, y con esa camiseta parece que te has comido la cena de navidad tu sola en agosto. Así que empiezas a buscar ropa que, o le diga al mundo tengo un bollo en el horno, o milagrosamente de la sensación que sigues igual.

Sigo igual quizás un poco verde, 
pero dicen que las nauseas se van... ¿Se van verdad?

Luego llega la fase estoy embarazada y se nota, no entras en ningún vaquero pero no te importa estas embarazada y la gente solo te ve la tripa y un poco las tetas... Te entra un poco complejo de mrs potato, eres una bola redonda con complementos que no importa mucho si desaparecen... Nadie notara que ese día llevas un brazo menos, pero estarás súper cuqui.

La siguiente fase es tengo la sensación que no entro en la ropa de embarazada, ni idea si llevas los calcetines iguales, o los mismos zapatos, no importa lo que te pongas es demasiada ropa, tienes demasiado calor y no entiendes por que no hay una ley que permita a las embarazas hacer la compra en bikini.

Persigues a tu compañero, familia, o persona que simplemente pasaba por ahí, preguntado, ¿te parece que con esto estoy embarazada, o soy una ballena? Y como tus hormonas están como están, completamente locas, lloraras si te dice que estas preciosa, te enfadas contigo por preocuparte por la ropa, y te cambiarás 10 veces más, aunque el pizzero prometiera por el salami que eres la embarazada mas bonita de la tierra, y no tienes que matar a Blanca Nieves que no esta embarazada pero que a él se lo parece.

Ya no puedes usar el sujetador de varillas, ni el sexy, ni el de deporte, no vas a usar ese de lactancia diseñado por él que diseño las camisas de fuerza, y el otro de lactancia sexy, te ha costado tanto que piensas guardarlo para las visitas al médico, que somos de esas que crecieron con la frase ponte bragas bonitas por si te atropellan, que luego te ven los médicos y que van a pensar de ti. Y curiosamente los padres también sufren problemas con la ropa en todas esas fases, ¿compañerismo?

Y por fin llega el bebé y sigues con barriga y sin poder entrar en esos pantalones, y piensas pero no importa, tengo ropa mona ,y no voy a ser como esas madres dejadas...

Aunque si das el pecho empiezas a preguntarte ¿Por qué toda la ropa de lactancia es hippie? Y ¿Por qué me ponga, lo que me ponga, voy como una caní que va a la discoteca a darlo todo?


Si se puede manchar así imagínate a ti.

En serio, piensalo

Unas semanas después tienes vomito en la camiseta, pipí en el pantalón, esperemos que eso marrón sea chocolate ,y solo hablas en temas de moda de los chandals y como dejaras de usarlos en unas semanas. Vas al trabajo con una muda, no es plan que un profesional de prestigio atienda a sus clientes o jefes con un pantalón con manchas misteriosas, luego descubres que necesitas mas de una muda, y que da igual siempre iras con una mancha de vomito a esa reunión.

Meses después no recuerdas cuando fue la última vez que te pusiste un vestido, especialmente desde que tu hijo descubrió que puede agarrarse a tus piernas, bajar pantalones o levantar faldas... Y todo tu armario se compone de chándals y leggings. A tu jefe ya le has explicado que eres padre y que la ultima vez que tenias tiempo para planchar esa camisa, aprovechaste para ducharte, y que recuerde que estas muuuu loco, que llevas meses sin dormir...

La lactancia no girara en torno a lo sano que es, sino una batalla sobre quien enseña menos o mas carne, si una madre, o una veinteañera, o el habitual de un club de carretera.

Si ducharte, o ir al baño sola, es un milagro, no hablemos de depilarse...

Leerás artículos que dirán lo importante que es que te arregles aún siendo madre, bloguera. y madres que mostraran sus outfits perfectos, y pensaras que vives en una realidad paralela, que es imposible, y te preguntarás ¿por qué todo lo tienen blanco o negro? ¿Qué tienen en contra del verde o del azul en instagram?

Y luego llegaran tus amigas, compañeras y vecinas y al mas estilo ¡Aquí no hay quién viva! Dirán Pero que mona va siempre esta chica. Y lo confirmas vives en otro mundo, por que ni te ves mona, ni casi te ves vestida.

Y es que llevas tanto tiempo dándole vueltas a la ropa, que no te has dado cuenta que ni esa mancha de leche era tan grande y solo sabes tú que esta ahí, que llevas corriendo detrás de un niño que ya no solo entras en esos pantalones, sino que te quedan como nunca y que al médico le da igual el sujetador o las braguitas que lleves, que él lo que quiere de ti, como los vampiros es tu sangre, o al menos tus análisis.

Y todo esto viene por que en la maternidad y en la paternidad aunque la ropa nos vuelve locos, no dejamos de ser nosotros mismos, seguimos teniendo nuestro estilo.

 Así que sin miedo participa en el reto The mamas, y muestra tu ropa de m\padre de estar en casa,  demuestra que no hay quien venza tu estilo de  andar por casa de mendigo caribeño o de esquimal vagabundo y dona 5€,  y sino te atreves dona 20€ en the mamas team #bloguerasxlalactanciay reta a esos que siempre parece que les acaba de hacer un reportaje el Hola!

 Y a quien reto mmms a una recién bimadre embarazada como @bebeamordor, a un padre youtuber como @tdenaranja u otro como @PadreEnStereo (convalidó las donaciones a otros equipos si os animais a hacerlo sino miraré virtualmente mal hasta que doneis, o salgáis en foto 😝 con pintillas)

Y sí, es una exageración y hay bebés que duermen, no quieren mancharse y m\padres que podrían ir a la gala de los oscars con la ropa que usan un jueves por la mañana, es solo una broma. 😜

2 comentarios: